Vivimos en una época en la que rendimos culto a la productividad y la gente se siente orgullosa de estar dañando su salud por estar muy ocupada”: así comenzó esta conversación con la periodista Maru Lombardo, de El Tiempo, en la nota que los invito a leer en el siguiente enlace:

 

De todos los formatos raros en los que se presentan las revelaciones, un caracol patas arriba (o “de cabeza” porque los caracoles no tienen patas) en el jardín de mi casa fue el top del mes. Agotada, venía de unas minivacaciones de esas de oficinista herniado en fin de semana. Como era de esperarse, la iluminación que buscaba no llegó durante el paseo sino cuando vi al caracol porque ni el descanso ni el amor ni la caridad son de provecho cuando son a la fuerza.

 

El único escenario donde tiene sentido apagar todos los filtros, entregarse al encanto de las apariencias y no tratar de entender el truco, es el espectáculo de un mago. Para el resto de los episodios de su vida le irá mejor si se mantiene dentro de lo que llamaremos aquí un “Nivel de duda razonable”. Comenzando por los generosos diálogos internos que transcurren en su propia cabeza.

Imagen de Henrik Moses Si cada uno de nosotros es muy “especial” y la autenticidad es la regla general, tenemos que admitir –aunque nos desinfle un poco- que, en consecuencia, todos terminamos siendo normales; digamos que somos “especialmente normales”: cada quien tiene su encanto y al tiempo es muy parecido a los demás dentro del abanico de las posibilidades humanas.

Viernes, 20 Julio 2018 15:59

Una segunda oportunidad sobre la Tierra

Escrito por

Hace unas semanas oí a Diana Uribe (nuestra querida historiadora colombiana) narrando una parte de la historia de la India. Llegué al relato justo cuando decía que “Samsara” (que traduce “flujo, devenir”), era la palabra del sánscrito con el que el hinduismo explica la dinámica eterna de la vida. La vida como una rueda que gira y gira y gira.

Ayer, por otra parte, vimos en las redes sociales los videos tristes, vergonzantes y a la vez elocuentes de lo que hicieron algunos compatriotas nuestros en Rusia después del partido en el que Colombia perdió con el equipo de Japón. Y a medida que pasaban los minutos, los reproches crecían. Y después de los reproches, al tiempo con la censura, vino el odio y la sevicia y, en mi caso, la angustia.

 

Cómo evitar distraerse, cuál debe ser la motivación adecuada, cómo estructurar un plan para lograr las metas: de estos y otros temas estuvimos conversando con Felipe Arias en Noticias RCN, en la emisión del 6 de marzo de 2018.

Viernes, 09 Diciembre 2016 08:57

A caballo regalado... ¡SÍ se le mira el colmillo!

Escrito por

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad

Aunque tenga mucha necesidad, si no es lo que quiero, ¡no va! Ya no recuerdo cuándo fue la última vez que acudir a un refrán me haya servido de algo. Casi todos traen una trampa encubierta: con la buena intención de ahorrarnos un mal terminan causando un agravio mayor. Y este no es la excepción: “A caballo regalado no se le mira el colmillo”. Por caridad, ¡míreselo siempre!, ¡siempre! Míreselo con lupa, especialmente, a la hora de establecerse con alguien. Note que no dije “A la hora de amar sino de establecerse; de comprometerse. Usted ame a quien le plazca, que justo en lo irrefrenable del sentimiento está el encanto pero, eso sí, no firme nada si no se trata de un buen caballo.

 

En legítima defensa de la felicidad Hay adultos que cuando toman la resolución de ser felices comienzan a bombardear con arengas de autoayuda y uno a veces no sabe si está ante un sociópata o si sólo es su amigo de siempre pasando por un trance existencial muy duro: “Lo declaro: de ahora en adelante, primero yo y mi felicidad”; “No esperes nada de nadie para que no te decepcionen”;

No necesito a nadie para ser feliz” y así en una progresión alucinante que podemos observar en primera fila por la magia difusora de las redes sociales.

Nuestra comunidad

Regístrese para recibir correo electrónico para obtener la información
© 2021 Sylvia Ramírez - All rights reserved - Todos los derechos reservados

Buscar